fbpx

El valor de la integridad es uno de los atributos del perfil de la comunidad de aprendizaje del Bachillerato Internacional (IB). Estos atributos conforman un amplio abanico de capacidades y habilidades que deben demostrar los estudiantes IB, que van más allá del éxito académico.

Bajo este modelo educativo, al fomentar la integridad, se busca formar ciudadanos honrados, con sentido de la equidad, la justicia y el respeto por la dignidad y los derechos de las personas. Alcanzar este objetivo es una tarea que trasciende la teoría y el trabajo en las aulas, y es por lo tanto un reto para las instituciones educativas. Lograr la apropiación de este atributo o valor implica la implementación de estrategias que impacten el día a día y a través de las cuales los estudiantes puedan entender qué significa vivir de manera íntegra.

En el Marymount, una de las estrategias de la Vicerrectoría de Bienestar que se adelantan en este sentido ha sido denominada «Cuidando Lo Nuestro» y tiene como objetivo cultivar la responsabilidad personal, incentivando el respeto hacia las cosas ajenas y promoviendo la honestidad de las alumnas. Con acciones intencionadas, se buscará impactar a toda la comunidad, involucrando activamente a estudiantes, padres, profesores y directivos de todas las secciones del colegio.

La estrategia incluirá acciones diferenciadas según la etapa de desarrollo y las necesidades que se han reconocido en cada sección:

  • En Preescolar, el trabajo se realizará principalmente desde las rutinas de aula, promoviendo el reconocimiento de las cosas propias y las de los demás.
  • En Primaria, se fomentarán habilidades relacionadas con el orden y la organización, y se promoverán reflexiones en el aula alrededor de la honestidad, el respeto, lo público y lo privado.
  • En Bachillerato, se trabajará a partir de la agencia y liderazgo de las estudiantes. Esto último inicia con el lanzamiento de un reto de 12 días que consiste en hacer un uso adecuado del locker como herramienta de organización. Este reto se articulará con las Casas Marymount y estará liderado por sus capitanas, co-capitanas y el gobierno estudiantil.
  • Todo lo anterior se complementará con los programas de formación docente, en los cuales a los profesores se les ofrecerán herramientas pedagógicas que apunten a los objetivos de esta campaña.

Finalmente, mantener la integridad como un pilar fundamental de la comunidad Marymount requiere una absoluta coherencia entre lo que se promueve en el colegio y en la casa. Es por esto que, complementando las acciones expuestas, a lo largo del semestre invitaremos a los padres a implementar acciones concretas que nos ayuden a guiar a las alumnas en aspectos cruciales de una ciudadanía culta y civilizada, como lo son el cuidado de los bienes propios, el respeto por los bienes ajenos y la honestidad. Estos tres últimos son retos a los cuales nos enfrentamos los colegios a diario y que de ninguna manera se pueden obviar o intentar solucionar punitivamente. En el Marymount tenemos la certeza que con la implementación de estrategias intencionadas y transversales que fomenten la honestidad y la integridad abordaremos estos retos y seguiremos construyendo una comunidad ejemplar que no agota esfuerzos para seguir siempre “cuidando lo nuestro”.

 

¿Cómo te pareció este artículo?
+1
1
+1
0
+1
1
+1
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *