Here in the heart of the mountain
standing for all that is true
is the school that’s won
our lasting love,
to whom our praise is due.

Dear school of Marymount,
our school of Marymount,
We always try to be
true to your teachings
and loyal to thee.
And when we all leave your care
our hearts will always bear
debts of love to your account,
to our dear school of Marymount

Haz Señor que al despertar
mi primer pensamiento se eleve a tí.
Que este día que comienza
sea para mí como una ofrenda.

Que en la belleza del mundo
sepa yo reconocer tu esplendor;
que tenga mi corazón abierto
al amor, al fervor y a la alegría.

Que cada momento de mi vida
transcurra en tu presencia.
¡Oh Dios que eres la razón
y el fin de todas las cosas!

Es la máxima distinción que otorga el colegio, como reconocimiento no solo au un aspecto del desarrollo, sino a lo cognitivo, a lo afectivo, a lo social y a lo intelectual, con miras a desarrollar en cada una de las alumnas una naturaleza armónica e integral.

De cada grupo de alumnas, desde prekinder hasta undécimo se elige una niña, mediante la votación de todas las alumnas del salón y se pone a consideración de los profesores. Esta niña recibe la mención a la copa, pero sólo se entrega ésta a una alumna de undécimo, elegida por todas las niñas de bachillerato. El premio es entregado al finalizar cada año académico en la sesión de clausura.

Requisitos para obtener la Copa Marymount:

Vivir los principios del colegio

Llevar una vida espiritual cristiana.

Tener espíritu de compartir tanto ideas como actividades con quienes la rodean.

Manifestar respeto hacia la institución.

Tener análisis crítico y constructivo del mundo y de las ideas.

Actuar con responsabilidad.

Tener un buen nivel de rendimiento académico.

Esta es una tradición que se remonta al antiguo Marymount, cuyo objetivo es estrechar los lazos entre las alumnas de último año con los demás cursos.

Consiste en que una o dos alumnas de 11o. grado son las hermanas mayores de un curso (de Prekinder a 10°) y, en consecuencia, comparten con ellas ciertas actividades en fechas especiales. Se encargan de acompañarlas y cuidarlas en ocasiones en las que los profesores se ausentan por cortos períodos de tiempo.

Para las alumnas de undécimo grado este es un honor al que han aspirado durante su vida escolar, pretendiendo dar lo mejor de sí para sus hermanas menores.